My first poem about London

Central London tubes are full of robots
Children with no candies in their hands
Thin woman eating ridiculous apple
Business man playing candy crush
Teenager drooling at short red dress
Black girl with two pounds of white makeup
Hypocrisy
Lies 
Smell of routine
But/And/meanwhile…
Old drunk lady singing ”La vie en Rose”
Virgin couple kissing patiently each other
Little child murmuring senseless jokes
Ballerina in tip toes pretending to be invisible
The curly hair girl with a notebook
Who uses a notebook on these days?
She has to be crazy
She has do be insane
Or maybe
Just maybe…
She’s a poet
A sunflower exactly in the middle of machines.

Anuncios

Mi visita Al Parque

Hoy fui al parque de diversiones. Pagué cuarenta y cinco libras para entrar y solo tuve tiempo para entrar a dos cosas: una montaña rusa y un laberinto maldito. 

Para poder entrar en la montaña esperé una hora cincuenta minutos en la ‘queue’ y para el laberinto maldito dos. La primera duró exactamente nueve segundos, y la segunda dio más risa que miedo. ¿Te parece que soy una amargada? Pues dejáme decirte que no, simplemente disfruto las cosas más sencillas. Al final del paseo me senté por cinco minutos para pensar lo lejos de casa que estaba, lo libre que me sentía, lo que haría mañana… Pero me cansé, tiré todo al suelo y me acosté a ver las estrellas, despues de todo es una de mis actividades favoritas. 

Hoy aprendí tres cosas:

1. Las montañas rusas no me dan miedo.

2. El mejor compañero de viaje es un libro.

3. Andar el celular apagado todo el día es una de las mejores experiencias de la vida.