”A lo largo de la vida he aprendido la diferencia entre contemplar y querer locamente. Se le contempla a una margarita sin necesidad de siquiera rozarla, viéndola a lo lejos y dejando que nos desmorone el mundo por dentro. El problema al querer locamente es que se pierde la razón y el orgullo. Nadie quiere locamente a las flores, sólo los que las arrancan… desaventurados, terminan con las manos perfumadas en sangre”.

Anuncios

”Se estima que universalmente siete de cada diez adolescentes tienen pensamientos suicidas; cuatro de ellos no aguantan las leyes de la gravedad y deciden acabar con sus vidas, llevándose un trozo del universo con ellos. Es ahí cuando todos empiezan a llorar y a amarlos de nuevo, como si con lágrimas pudiesen sustituir los abrazos que olvidaron darles.

Mi historia, a pesar de todo fue completamente distinta. Yo, Helena Robson me enamoré insaciablemente de la tristeza, y fue la única capaz de hacer que venciera mi miedo a las alturas”